Tag

organizaciones

Cultura organizacional y estrategia de fundraising

En el mundillo de las organizaciones se habla hoy mucho sobre el fundraising, sus dificultades y modelos de éxito. Para las organizaciones siempre ha sido importante tener (y actualizar) una estrategia de captación de fondos. Especialmente en esta última década de “crisis económica”.

Estrategias insuficientes

Pero son muchas las organizaciones cuyo balance económico no levanta cabeza, a pesar de emprender sucesivas campañas de marketing digital: web, redes sociales, mailing masivo… Y es que, sin duda, un fundraising eficaz no puede centrarse en la aplicación de recursos de la hoy tan afamada transformación digitalLa “digitosofía” (o “digitolatría”, que también pudiera ser) quizás sirva para el marketing de la gran banca, pero no tanto para una organización social.

Creo que para el marketing social y la captación de fondos de una organización sería mucho más esencial:

  1. Tener claramente definida la “causa” que se propone a socios, donantes y personal de la organización, buscando su compromiso con ella (aportación económica de unos y esfuerzo profesional de otros). Y concretarla y actualizarla periódicamente con objetivos específicos que continúen motivando sobre necesidades específicas.
  2. Centrar esfuerzos en la “cultura” de la organización, sus valores y sus creencias. Pero los auténticos, no los que la consultora nos puso en primera página del Plan Estratégico o en la Home de la web institucional. Para esto -claro- hay que mantener alguna forma de observatorio interno que permita el diagnóstico permanente y facilite así la adecuada intervención correctora.
Construyendo el Mundo
© RosaMariposa (licencia Creative Commons)

Creencias a revisar

Así que no estamos ya hablando de marketing (¿o sí?) sino de cultura organizacional. La cultura organizacional como respuesta para mejorar la captación de fondos. Sobre esto gira el artículo que comparto, de Florencia Gambetta, y que me permito resumir en este esquema:

  • Conseguir dinero es importante para la misión. Conviene buscar excedentes (que no es lucro) y aplicarlos en la mejora de los objetivos, no sólo en la ejecución de actividades.
  • El donante no es sólo una cuenta bancaria; hay que darle voz, mantenerlo informado e involucrarlo en la organización. Y fidelizarlo, como se haría con un cliente.
  • Atender las necesidades del personal es imprescindible para mantener su compromiso con la causa. La colaboración de cada empleado es esencial para una captación de fondos exitosa. Y también la de cada equipo de trabajo, la sinergia entre todas las áreas de la organización.
  • Se trata de “vender” nuestro proyecto, no de vendernos. Por eso hay que hacerlo con coherencia, pero también sin miedos ni prejuicios. No cansemos al “comprador” con abuso de palabras-mito y justificaciones éticas que nadie nos ha pedido.
  • El entorno cambia con rapidez, por lo que la organización debe estar permanentemente abierta al cuestionamiento interno. Se puede y se debe ir cambiando el mensaje, abrirse a nuevas ideas. Y hacerlo -eso sí- sin cambiar la esencia de la organización; porque si no, más que adaptarnos, estaríamos inventando otra nueva, y eso no suele gustar al donante.

Basado en: 6 creencias que atentan contra tu captación de fondos

Captar… con corazón

Por mucho que pudiera incomodarnos, una organización se sostiene sobre un balance económico positivo. Y éste se construye sobre algo más que el recurso constante a la tecnología como solución a todos los problemas. Ahora  y siempre, la más auténtica tecnología-punta ha sido y será la que se aplica desde y para la interacción humana. Una tecnología “del corazón”, con la empatía y la comunicación como principales recursos. Y donde -cómo no- ha de seguir destacando el papel de las creencias y de los valores.