¿CÓMO?

En toda relación de ayuda se identifica una secuencia de tres fases, centradas en el proceso del cliente: auto-exploración, auto-comprensión y acción. Con nuestro método, podemos desarrollar toda la secuencia (desde el diagnóstico a la acción):

tanto presencialmente (consultas en Sevilla; desplazamiento para sesiones acordadas de formación y asesoramiento)

como con soporte online (a través de web, videoconferencia y apoyo email)

 

procedimiento-comprensión
AUTO-EXPLORACIÓN

Para el asesor se corresponde con la pregunta implícita ¿Dónde se encuentra? (el cliente).

Es una fase que podemos considerar de evaluación o diagnóstico. Partimos del problema o circunstancia del cliente. Sus resultados incluyen, de manera especial en nuestro método, la identificación de necesidades, valores y destrezas. Para lo cual contamos con el Inventario de Valores Hall-Tonna como instrumento principal.

 

AUTO-COMPRENSIÓN

Para el asesor se corresponde con la pregunta al cliente ¿A dónde quiere ir?

Implica un proceso personal de análisis de: Los valores identificados y su orden de prioridad. Su vinculación con el pasado-presente-futuro, desde el análisis de etapas, ciclos evolutivos y de liderazgo. Se analizan bloqueos y lagunas (gaps) si los hubiera, de valores y destrezas, para proponer su desarrollo.


procedimiento-comprensiónSe trata de un análisis a través del diálogo, donde no hay herramientas más esenciales que las dimensiones y destrezas del asesor. Estas son (según Rogers y a continuación Carkhuff):

  • comprensión empática
  • respeto
  • autenticidad
  • concreción o especificidad
  • confrontación
  • inmediatez
  • autorrevelación.

 

Solemos trabajar con la narración de relatos de vida y con metáforas. Complementariamente, para facilitar la comunicación profunda y productiva en sesiones presenciales, hacemos uso de técnicas creativas como:

  • procedimiento-acciónlas representaciones con Lego Serious Play® (en coaching con individuos o familias)
  • las sesiones de World Cafe (en coaching de equipos u organizaciones)

 

ACCIÓN

Llegado este momento en el proceso con el cliente, la pregunta ya es ¿Cómo llegar hasta allí?

Es la fase "ascendente", en la que -tras diagnóstico y comprensión- se produce el acompañamiento efectivo al cliente (individuo o grupo) en su proceso de mejora o resolución de crisis. Ya sabemos que la delimitación de objetivos y tiempos es característica diferencial en las relaciones de ayuda como counseling y coaching. De ahí que el instrumento y producto esencial en esta fase sea el Plan de acción.

No se admiten más comentarios